visitas

martes, 5 de abril de 2016



PERITAJE ANTROPOLÓGICO FORENSE CONFIRMA HALLAZGO DE NONATOS, NIÑOS, NIÑAS Y ANCIANOS EN FOSAS.

Día cuatro. En el cuarto día del debate por genocidio a puerta cerrada el Tribunal de Sentencia, querellantes y defensores de los acusados, escucharon la explicación de Peritos de Antropología Forense que realizaron exhumaciones en el área Ixil y cuyos resultados confirman los horrores cometidos por el ejército de Guatemala en contra de población civil no combatiente. 

Un informe pericial presentado confirmó el trabajo de exhumación en nueve fosas clandestinas que contenían restos de sesenta y ocho víctimas de la comunidad de Chel, Chajul, Quiché. La identificación de los restos corresponde a: nonatos (que todavía no nace), niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos.

Se constató a través de estudios científicos que la muerte de las víctimas se produjo por heridas de proyectil de arma de fuego y heridas cortantes en el cuello así como lesiones en el cráneo.

La primera fosa tenía 22 osamentas, varias fosas tenían la particularidad que había la representación de grupos familiares, las osamentas no tenían ropas, estaban cubiertas por nylon o pedazos de tela. Uno de los elementos fundamentales para la identificación del sexo fueron los aretes que las mujeres tenían con las características del área Ixil o Chel, varios nonatos fueron localizados dentro de la región pélvica de las personas identificadas como sus madres, con lo cual se deduce que las mujeres estaban embarazadas.

Los informes periciales confirman la voz de los y las de sobrevivientes que desde hace muchos años han denunciado que elementos del ejército de Guatemala, provenientes del destacamento militar La Perla llegaron a la aldea, concentraron a la población en el Salón Parroquial en donde dividieron a hombres y mujeres, a la mayoría de mujeres despojaron de su ropa y violaron sexualmente. Posteriormente, fueron trasladados por grupos de cinco personas al paso del Rio Chel en donde fueron ejecutados con machete y arma de fuego para luego tirar los cuerpos al cauce del rio.

Después de la ejecución elementos del ejército procedieron a quemar las casas y las siembras que había en el lugar para luego retirarse. Varios  sobrevivientes que huyeron o no estaban en el momento de los hechos recuperaron algunos cuerpos a los cuales les dieron sepultura en diferentes fosas.

Los peritajes antropológicos forenses son fundamentales en el juicio por genocidio, ya que a través de elementos científicos, realizados por expertos /as profesionales e imparciales,  confirman técnicamente al tribunal sobre lo acontecido en un lugar y tiempo determinado.


Guatemala 28 de marzo de 2016.
Asociación para la Justicia y Reconciliación - AJR
Centro para la Acción legal en Derechos Humanos – CALDH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada