visitas

viernes, 18 de julio de 2014







Inhumarán a Matilde Cool Choc localizada en las fosas de CREOMPAZ, antigua
base Militar de Cobán 31 Años después de haber sido Detenida- Desaparecida  


Los restos de Matilde Cool   Choc se localizaron 31 años después de haber  sido  detenida  por el ejército y llevada  a  la  base número 21 de Cobán, según testimonios, y como resultado de las exhumaciones que se realizan en esa base militar. Su  identidad se comprobó por medio de pruebas de ADN.
   
Los restos de la Victima, Matilde  Cool Choc,  serán entregados a sus familiares el próximo  19  de julio  en   su  casa   zona  1 de Cobán  para la velación.

Además, como parte de la cultura para cerrar su duelo, se oficiará  una misa  en catedral de Cobán para finalmente darle  sepultura el domingo 20 de julio  en el cementerio general  de  Alta  Verapaz. Los restos de Matilde  Cool  Choc   son parte del hallazgo de 538 osamentas entre hombres, mujeres y niños, localizadas en 83 fosas en las instalaciones en donde en los años de mayor represión del ejército funcionó la base militar No. 21 en Cobán, Alta Verapaz y actualmente ocupadas por el Comando Regional de Entrenamiento de Operaciones de Paz (CREOMPAZ).

La exhumación y la identificación de los restos localizados representan para los familiares de las víctimas una luz de esperanza para conocer el paradero de sus seres queridos, retomar el vínculo entre vivos y muertos y la posibilidad de conocer la verdad de lo que les ocurrió e identificar a los responsables materiales e intelectuales de tan graves delitos.

El 15  de enero de 1983 Matilde Cool Choc  fue detenida por  la Policía  Nacional  y  luego conducida  a la base  militar  zona 21 de Alta Verapaz en donde sus familiares indagaron por ella sin ningún resultado.  Lo cierto es que Matilde Cool  Choc  nunca  salió  de La  base  sino 31  años  después  que  se logra identificarla entre las osamentas  encontradas  en  las fosas comunes.



               Asociación de familiares de Detenidos -Desaparecidos   FAMDEGUA
Guatemala 18 de  Julio  2014

martes, 20 de mayo de 2014

"No es tras la muerte a lo que íbamos, es tras la vida" *
Por Nelton Rivera –Prensa Comunitaria-

Familiares de desaparecidos y desaparecidas durante el gobierno militar del Oscar Humberto Mejía Victores continúan luchando por esclarecer el lugar en donde se encuentran más de 140 desaparecidos entre los años 1983 y 85 documentados en el Diario Militar. 

La Asociación Verdad y Justicia AVEJA realizo en la ciudad de Guatemala este martes 20 de mayo 2015 su primer actividad pública luego de 30 años de lucha para encontrar a sus familiares detenidos y desaparecidos, los 183 casos documentados en el Diario Militar forman parte de los 45 mil detenidos y desaparecidos durante el Conflicto Armado interno desde 1960 hasta la firma de los Acuerdos de Paz en 1996. 

Se cumplen 15 años del aparecimiento de un documento militar que comprueba la existencia de operaciones y planes del Estado para la desaparición de militantes guerrilleros irrespetando todos los convenios internacionales en materia de conflictos o guerra. 

"A 18 meses de haber dictado sentencia la Corte Interamericana de Derechos Humanos CIDH en el caso "Gudiel Álvarez y otros ("Diario Militar") contra el Estado de Guatemala", el gobierno actual desobedece el cumplimiento de la misma", cita un comunicado de AVEJA. 

El Estado continua sin darle cumplimiento a la sentencia emitida por la CIDH, trascendió recientemente que el gobierno de Otto No fue tras la muerte que fuimos fue tras la vida que sembramos si morimos Molina continua evadiendo toda sentencia de la CIDH y hace esfuerzos por anular la memoria y los delitos cometidos durante el conflicto armado. 

De 140 casos de detención y desaparición forzada solamente 6 personas han sido localizadas e identificadas: Amancio Samuel Villatoro, Moisés Saravia López, Sergio Saúl Linares Morales, Juan De Dios Samayoa, Hugo Adail Mérida, Zoilo Canales Salazar. 

Todos ellos localizados por la Fundación de Antropología Forense de Guatemala FAFG en el año 2003, durante un proceso de exhumación en la antigua base militar de San Juan Comalapa en Chimaltenango, Guatemala junto con 220 personas indígenas que fueron masacradas en la década de los años 80s.
* Verso de Enrique Noriega que Arnoldo Ramírez plasmó en uno de sus grabados en la Universidad de San Carlos de Guatemala en la década de los años 70. Información Iduvina Hernández.