visitas

lunes, 18 de marzo de 2013


Pillay saluda el inicio del juicio por genocidio en Guatemala


GINEBRA (18 de marzo de 2013) – La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, acogió el juicio sin precedentes contra el ex jefe de Estado y el ex jefe de inteligencia, que está previsto a comenzar el 19 de marzo, e instó a las autoridades a “tomar todas las medidas necesarias para asegurar que jueces, fiscales, abogados y otros actores involucrados estén protegidos de intimidaciones y represalias”.

El juicio al ex jefe de Estado guatemalteco Efraín Ríos Montt y al ex jefe de inteligencia José Mauricio Rodríguez Sánchez por genocidio y crímenes de lesa humanidad está previsto para este martes, después de que la Corte de Constitucionalidad rechazara un recurso de amparo presentado por la defensa de Ríos Montt que citaba una ley de amnistía de 1986.

“Acojo el inicio de este juicio histórico y espero que marque el comienzo de una justicia esperada durante muchos años por las miles de víctimas de graves violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad cometidos durante 36 años el violento conflicto en Guatemala”, dijo Pillay. “También respaldo la decisión de la Corte de Constitucionalidad: el genocidio y los crímenes de lesa humanidad no deberían estar protegidos nunca por amnistías. Junto con los crímenes de guerra, éstos son los delitos más graves conocidos por la humanidad”.

“Ésta es la primera vez, en cualquier lugar del mundo, que un ex jefe de Estado es llevado a juicio por genocidio por un tribunal nacional”, señaló. “Hasta hace muy poco, nadie creía que un juicio como éste podía llevarse a cabo en Guatemala, y el hecho que esté sucediendo allí, 30 años después de que las presuntas violaciones se llevaron a cabo, debería alentar a las víctimas de violaciones de derechos humanos de todo el mundo”.

La Alta Comisionada exhortó a las autoridades a que cumplan con su responsabilidad de garantizar un juicio justo e independiente.

“Los principios de independencia judicial implican que los jueces deben estar protegidos de influencias, incentivos, amenazas o intromisiones indebidas, con el fin de asegurar una aplicación apropiada de la justicia, con plena imparcialidad y transparencia y el debido proceso”, dijo Pillay.

Tomando nota de la reciente ola de intimidación y ataques a periodistas, operadores de justicia y defensores de derechos humanos, incluido el asesinato de una abogada que trabajaba con casos relacionados con corrupción, la Alta Comisionada instó a las autoridades a “adoptar todas las medidas necesarias para garantizar que los jueces, fiscales, abogados y otros actores involucrados puedan llevar a cabo sus funciones sin temor por su vida, integridad y seguridad, y la de sus familias. La protección de todos los involucrados en este caso crucial es esencial, si se quiere demostrar que se respeta el Estado de Derecho y hacer que la verdad y justicia prevalezcan en Guatemala”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada