visitas

martes, 20 de marzo de 2012

El Tribunal Primero A de Mayor Riesgo condenó a 7 mil 710 años de cárcel a cinco miembros del ejército de Guatemala por la masacre cometida en la aldea Plan de Sánchez en donde fueron asesinadas 256 personas en julio de 1982.

El ex comisionado Lucas Tecú y los ex patrulleros de auto defensa civil: Santos Rosales García, Eusebio Grave Galeano y los hermanos Julián y Mario Acoj Morales, fueron sentenciados a 30 años de prisión por cada asesinato y 30 años por el delito de deberes contra la humanidad.

Mediante la sentencia dictada, el Sistema de Justicia guatemalteco reconoce la gravedad de la masacre y da una luz de esperanza a las miles de familiares de víctimas y sobrevivientes del conflicto armado interno que aún esperan justicia. Juzgar los hechos del pasado es fundamental para garantizar que NUNCA MÁS se vuelvan a repetir estos crímenes que lastiman la dignidad de la humanidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada