visitas

viernes, 14 de octubre de 2011

LA JUSTICIA CAMINA,

LA IMPUNIDAD LE PONE OBSTÁCULOS

Después de 29 años de impunidad en los delitos de lesa humanidad y genocidio cometidos durante el conflicto armado interno en contra del pueblo maya, el jueves 13, la Jueza Carol Patricia Flores deja ligado a proceso a uno de los autores intelectuales del genocidio, el general José Mauricio Rodríguez Sánchez quien fungió como Director de la Sección de Inteligencia (G2) del Estado Mayor General del Ejército, de abril del 82 a abril del 83, en el gobierno de Efraín Ríos Montt.

En el año 2001, las víctimas sobrevivientes del genocidio interpusieron una querella contra el alto mando militar de 1982-1983 integrado por el Jefe de Estado, Efraín Ríos Montt, el Ministro de la Defensa General, Oscar Humberto Mejía Víctores y el General Héctor Mario López Fuentes. Después de casi diez años, el Ministerio Público ha culminado con la investigación de dicho caso y solicita la orden de captura de uno de los implicados, dándose exitosamente y quedando éste ligado a un proceso judicial.

Manifestamos nuestra complacencia por este hecho que demuestra que en Guatemala se están iniciando a crear condiciones para juzgar graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante el conflicto armado. Esperamos que el resto del proceso continúe con actuaciones como estas que fortalecen el estado de derecho en nuestro país.

López Fuentes obstaculiza justicia

La justicia camina, pero la impunidad le pone obstáculos. Nuevamente, el general López Fuentes, evadió la justicia en un acto repudiable. Hoy se realzaría la diligencia para que Jueza determinara la apertura a juicio oral y público, en el Hospital Militar, sin embargo, el general genocida se encontraba en estado de inconciencia, sin poderse establecer si era a causa de su estado médico o producto por haber sido sedado a propósito, motivo por el cual no se pudo realizar la audiencia.

Mientras la Jueza y las partes procesales del caso estaban en la habitación de López Fuentes, en la entrada principal del Hospital Militar, familiares de víctimas, sobrevivientes y activistas realizaron una alfombra floral con la palabra JUSTICIA. En silencio y agarrados de las manos se esperó el resultado de la audiencia mientras militares intimidaban tomando fotografías a los presentes y exigiendo que no se hiciera dicha alfombra.

A pesar de no haberse podido realizar la audiencia, no cesaremos en exigir justicia y perseguir penalmente a uno de los mayores responsables intelectuales del genocidio. Este obstáculo más no será el motivo para detenernos. Continuaremos diciendo la verdad, recuperando nuestra memoria y caminando hacia la justicia.

Guatemala, 14 de octubre de 2011.

Asociación para la Justicia y Reconciliación – AJR

Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos - CALDH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada