visitas

viernes, 12 de julio de 2013



Lo vi con mis ojos testigos
Ana Aupi


Se hizo justicia una vez al menos, 10 días al menos…
Ustedes bajaron esas gradas y la gente lo vio y aplaudió
Y lloró de alegría
No podía ser de otra manera, siempre supimos que lo veríamos en el banquillo
Porque es un delincuente, y peor que eso
Por eso hoy canto, porque esa sentencia mas allá que la desnuden, la destacen y la entierren en un cementerio clandestino
Más allá que la torturen, la silencien y la violen
Esa sentencia, es la madre de otro tiempo
Que aun camina descalzo y hambriento
Son cinco siglos revolviéndose
Y toneladas de muertos que no se callan nunca
Vienen por la noche a contarlo todo
Pero esa sentencia nos palpita por adentro en la esperanza, como una nana al nuevo tiempo
Arrullado con valentía en la memoria
de que viene, y no hay quien lo detenga

[Julio 2013]





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada